Hace Un Año Reclamó Su “Café Pendiente”Y Su Vida Cambió Para Siempre

Compartir en Facebook

Conocimos hace años lo que era dejar un “café pendiente” para alguien que lo necesitara y no lo pudiera pagar. Es un acto de generosidad hacia un desconocido que podría llegar a tener trascendencia en la vida de alguien. Sin embargo,  ese gesto a este hombre le cambió la vida. La historia comenzó hace un año cuando David, un ciudadano en situación de calle de Chester (Inglaterra), decidió acudir a un local de ShareShop por una bebida caliente pagada por un extraño solidario.

Publicidad

ShareShop es un café que vende “bonos” para que dejes pagada una bebida, un bocadillo o incluso ropa que podrá utilizar gratuitamente una persona sin hogar.

 

 

En ShareShop tienen voluntarios que entregan apoyo, estímulo y seguridad a las personas que atraviesan por la crisis de vivir en la calle y David, luego de recibir su café y un bocadillo y gracias a su adorable personalidad,  consiguió una segunda oportunidad y fue vinculado a la iniciativa gubernamental “Chester Aid to the Homeless”.

 

 

En los vasos de los cafés, las personas que donan, también suelen dejar mensajes inspiradores y de fortaleza, para los que reciben su café.

 

 

Particularmente en este caso David recibió apoyo lo que dio como resultado una transformación  muy inspiradora. Sucede que en ciertas ocasiones estas personas no han tenido la oportunidad de demostrar su potencial y les hace falta un poco de apoyo. Este era David el día que fue por su café y su bocadillo gratis.

 

 

“Ayer David fue a una entrevista de trabajo, le ayudamos con su currículum, lo ayudamos a vestir adecuadamente y lo llevamos a la entrevista. Él vino hoy para decirnos que tuvo éxito y que comienza a trabajar el martes”, dijeron los trabajadores de ShareShop.

Así lucía David el día que se presentó a su entrevista de trabajo.

 

 

Los encargados del café dijeron que David les pidió compartir su historia para mostrarle a otras personas que viven en las calles, o que sufren de adicciones,  que “sí existe una luz al final del túnel”, si buscan ayuda de las iniciativas locales.

Al difundir el caso de David, ShareShop intenta alentar al público a seguir donando a fundaciones que ayudan a las personas sin hogar. También buscan que su iniciativa como tienda de “bonos” se propague al rededor del mundo.

 

De eso se trata la iniciativa del “Café pendiente” que ya es una realidad en muchos cafés de latinoamérica.


Publicidad