Esta Joven Se Tiró Al Suelo En Posición Fetal Para Poder Rescatar A Un Perro En La Montaña

Compartir en Facebook

Existen perros callejeros que se entregan y confían a la primera persona que les da un pedazo de pan; sin embargo, hay algunos que desconfían de cualquiera que se les acerque, pues seguramente han conocido la peor faceta del ser humano y no quieren sufrir nuevamente. Lo bueno es que sí existen personas dispuestas a ayudarlos hasta que recuperen la confianza en nuestra especie.

Publicidad

Que es lo que hizo Amanda, pues en cuanto supo que había un perro perdido y abandonado en las montañas de Evan’s Creek, tomó la decisión de actuar de inmediato y para ello llamó a su amiga Dylan. Así,  juntas comenzaron a planificar su rescate.

 

 

Lo que sucedió fue que el perro había sido visto primero por un conductor que intentó ayudarlo, pero que se rindió luego de que el perro se defendiera y lo mordiera. Después, las jóvenes se enteraron del terrible destino del perro,  que según les habían contado, estaba muy desnutrido y traumatizado.

Ellas sabían dónde se escondía, el problema era que él no quería acercarse a ellas por ningún motivo. Esa es la razón por las que crearon un plan para poder llamar la atención del can y le ofrecieron alimentos por más de una hora, pero nada resultó.

 

 

Sin embargo, las amigas no se dieron por vencida, y una de ellas, Amanda, se acostó en el suelo y se hizo la muerta, actuando como si necesitara ayuda. Porque, si el perro es curioso se acercaría a ver qué pasaba.  Y así fue, ya que Bear, como lo bautizaron se acercó y la olfateó por 20 minutos, pero después perdió el interés y la dejó.

 

 

Sin embargo, las jóvenes estaban decididas a rescatarlo, por eso mantuvieron el plan y se sentaron a esperar. Pasó una hora y el perro regresó, al volver olfatearla, se acostó al lado de Amanda y como pasaron un buen rato juntos, el perro descubrió que ella no le haría daño.

 

 

Amanda se paró y él también lo hizo, así ella comenzó a llamarlo hasta que lo subió a su auto. El animal no se pudo resistir y así, llegaron al veterinario.

 

 

 

De esa forma, Bear recibió la ayuda que necesitaba. Incluso una organización llamada “Lost & Found Pets” en Washington, intentó encontrar a los dueños del perro, pero no hubo resultados. Pero, después de contar su historia, una familia decidió recibirlo como un miembro más.

 

Este historia tiene un hermoso final feliz y el perrito encontró un hogar donde lo aman.


Publicidad